La Poesía como Destino: espacio personal de la escritora mexicana Marisol Vera Guerra

26.3.13

metasueño

Soy parte de un experimento. Varias personas hemos sido reunidas dentro de una sala de cine. Hay un grupo de soñadores, cada noche uno de ellos será el encargado de soñar y su sueño se proyectará en la pantalla; los demás entraremos a su mundo y nos convertiremos en lo que él quiera.

El soñador de los lunes es un niño de cinco años. Sueña un pueblo en ruinas, habitado por fantasmas. Yo también soy un fantasma. Todos vestimos ropas antiguas. El paisaje es desértico y los árboles están secos. Una neblina espesa cubre las calles mientras se escucha un rumor de lluvia y lágrimas.

La soñadora de los martes es una muchacha hermosa. Su cuerpo es pequeño y delgado. Su sonrisa amplia. Pero cuando sueña su olor es nauseabundo. Por sus muslos gotea fango negro. Ella sólo me sueña a mí. Me persigue, me llama, me toca. La beso en los labios con una repugnancia casi dulce.

El soñador de los viernes es un hombre maduro. Sueña una ciudad llena de jardines donde todos son felices. Yo no entro a este sueño.


Despierto.


Soñado el 21 de febrero de 2013


Imagen: Desierto. mvg

No hay comentarios:

Publicar un comentario