La Poesía como Destino: espacio personal de la escritora mexicana Marisol Vera Guerra

10.12.14

Que no se nos agote la esperanza

Publicado en La Razón. Tampico, Tamaulipas, Jueves 11 de diciembre de 2014. 

¿Qué país es este?, ¿qué país es este en el que a los jóvenes les arrancan el rostro?, ¿qué país es este en el que no podemos salir a la calle con la seguridad de que regresaremos salvos a nuestro hogar?

Como si el horror suscitado, hace poco más de dos meses, por el asesinato del estudiante Julio César Mondragón, de una manera que escapa a toda racionalidad, no fuera suficiente, las noticias traen ahora la imagen de una joven enfermera, Erika Kassandra Bravo, de Uruapan, Michoacán, con la cara desollada y heridas de arma blanca en el pecho. ¿A qué nivel de barbarie han descendido los seres humanos capaces de estas atrocidades?

¿Qué tienen en común este chico y esta muchacha, uno que debería estar en un aula y la otra cuidando la salud de las personas?, ¿qué clase de gobierno permite esta triste fama a quienes se les ha arrebatado violentamente el derecho a crecer, a tener una familia, a realizar sueños, a vivir? Si en parecidas circunstancias fuese violentado un ser querido de Enrique Peña Nieto, ¿se atrevería a decir “ya supérenlo”?

Estos dos actos, como muchos, muchos más, son los signos de una enfermedad que nos afecta a todos. El país está enfermo de muerte, se pudre desde su centro y rezuma sangre. ¿Puedes tú o puedo yo mirar a los ojos de uno de los padres que buscan a sus hijos desaparecidos, y tener palabras suficientes que mitiguen su dolor?  
¿Es entonces el momento de abandonar toda esperanza? No. Pienso que, al contrario, en estas horas aciagas es cuando más necesitamos renovar la esperanza, cuando más necesitamos estar unidas las familias y más debemos dedicarnos a exigir en conjunto, como pueblo, nuestros derechos.

Una crisis es un punto de viraje o de cambio. Es lamentable que hayan tenido que ocurrir desgracias tan grandes para que el letargo de los mexicanos diera paso a la consciencia. La desesperación lleva a unos a preguntarse si están logrando algo las marchas (las cuales ahora serán penalizadas, porque en México se protege a los criminales y se castiga al pueblo). Personalmente, ver a tanta gente –en especial jóvenes– levantando la voz me llena de energía, me hace creer que aún puede extirparse de raíz ese tumor maligno que ha tenido postrado a nuestro país. No permitamos que nuestra patria siga secuestrada por un gobierno corrupto. Pugnemos con fuerza por el derecho de tener rostro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario