La Poesía como Destino: espacio personal de la escritora y dibujante Marisol Vera Guerra

13.7.18

12.7.18

29.6.18

27.6.18

26.6.18

22.6.18

Quiero un mundo donde mis hijas caminen libres

donde nadie las juzgue por viajar solas
por usar falda corta
por abrir el cofre de su cuerpo al placer
por amar a los hombres o amar a otras mujeres
por tenderse junto a los lobos o danzar con las serpientes
que elijan la exaltación del vino o la quietud del agua
puños que rompan muros o vientres que alberguen cantos
carmín cobalto en la espalda
o el bronce del verano
quiero un mundo
en el que
ningún dios
ningún dogma
ningún hombre
ninguna ley
las censure
las mutile
las margine
que nadie les diga que vinieron a parir
que nadie
les diga que vinieron a limpiar
que nadie les diga que su lugar es otro
un mundo a la medida de sus brazos
a la medida de mi amor por ellas
del amor de todas las madres por sus hijas
un mundo en el que yo no necesite escribir este poema



20.6.18

El vestido de Lucy


Hoy le compré un vestido a mi hija
no cualquier vestido
sino uno que me pasé noches enteras hilando
con la volátil materia de la utopía 
sic  sic  sic
la máquina de mi cerebro hacía saltar la aguja
mientras su cuerpo denso 
como ciertas estrellas de neutrones
se arropaba 
con aire y luz
no nos iba tan mal [si lo pienso]
mi madre nunca tuvo un vestido en su infancia
las únicas telas que conoció entonces 
fueron las que envolvían la mazorca tierna / la harina
el humo sinuoso de la leña
a mí en cambio 
me
confeccionó pecheras y faldas plisadas
encajes / un bies de tafetán
incluso ropones para mis muñecas
¿hemos de olvidar que el destino 
no es una línea recta?
[no] 
es más parecido a una espiral 
un toroide 
un auténtico agujero sin fondo
así Lucy abrió sus ojos 
cuando la fuerza de gravedad
nos halaba al centro del pozo 
mis manos buceaban en los bolsillos
sin hallar un huequito
algo así como un respiradero
o un rayo de luna al estilo becqueriano
pero yo te digo
si alguna vez has tenido una hija 
de bucles con forma de infinito
y ojos donde cabe el desierto 
con sus saurios y tolvaneras
una hija que ve en una caja de cartón la mesa de una reina
y en el umbral astillado un puente a Camelot 
una hija que se llame Lucy
Lucy Morgana
nacida a la mitad de marzo
verás que este vestido 
cuesta más 
mucho más de lo que dice la etiqueta