La Poesía como Destino: espacio personal de la escritora mexicana Marisol Vera Guerra

20.11.13

Carmen Berenguer, “femme ludens”


Publicado en La Razón. Tampico, Tamaulipas, miércoles 20 de noviembre de 2013.



Carmen Berenguer es poeta. Su voz se expande entre las paredes como agua de tiempo, serena y firme a la vez, cuando dice: “No nace una como escritora, se hace escritora; ni nace una como mujer: se hace mujer”. En su compañía, esta pequeña sala resguardada de la lluvia, deja de ser fría. Ella ha venido a nuestro país, como una de las invitadas especiales, al XVIII Encuentro Internacional de Escritores que organiza CONARTE en la ciudad de Monterrey, en noviembre. Nos habla, a las asistentes a esta amena charla (la Comunidad de Escritoras del Norte de México), con la familiaridad de una amiga*.


Carmen es chilena. Nació en 1946 en Santiago de Chile. En dos ocasiones ha residido en Estados Unidos con su esposo, el científico Carlos Jerez. “Su primera mujer es la ciencia”, dice la artista al referirse a su compañero de vida. Le tocó vivir la dictadura de Augusto Pinochet y ser parte de la bohemia de esos tiempos. “Todo estaba prohibido –nos relata–; aprendimos a leer entre líneas, apenas nos mirábamos y sabíamos lo que teníamos que decir”. Corriendo el riesgo de escribir, cuando la palabra estaba censurada, Carmen hizo existir su libro “Bobby Sands desfallece en el muro” (1983), homenaje al poeta irlandés fallecido en la huelga de hambre del 81. Lo copió a mano y dejó que adquiriera un carácter propio, al margen de las formalidades de un marco institucional. “Esta es una metáfora del hambre –dice–, lo más anti-libro”.

Carmen es también artista visual, lectora de los alfabetos del cuerpo. Ella incorpora los elementos de su vida al arte. Nos muestra un performance grabado en su espacio cotidiano: la presencia de un cáncer bastante duro estuvo minándole la salud, y de ello hace materia creativa, lúdica, en ese sentido, me parece, expuesto por el historiador y filósofo holandés Johan Huizinga, de “Homo ludens” –lo que aquí yo interpreto como femme ludens, por darle un carácter singularmente femenino–, donde las artes y la búsqueda del conocimiento son un juego; donde la lucha por la vida se representa lúdicamente. “Bio-Arte”, es el concepto en el que Berenguer enmarca su propuesta.
 
Los sesenta minutos de la charla se diluyen y, a pocas horas de que el día termine, releo mis recién tomados apuntes: “La escritura es política en sí misma, por las opciones que uno toma o no a la hora de escribir”.

Esta poeta me ha reafirmado que en las calles, los espacios cotidianos, las ruinas, los espejos, palpita la poesía, como muestra uno de sus libros: “Naciste pintada” (del que he tenido un atisbo) y como promete aquel otro, aún inédito ante mis ojos: “Sayal de pieles”. Ya lo ha dicho Carmen Berenguer en cierta ocasión: “Creo que la vida es sagrada, por eso escribo”.



* Charla llevada a cabo el 12 de noviembre de 2013 en la Casa de la Cultura de Monterrey.
Fotografías en orden de aparición: Carmen Berenguer, porHortencia Delgado; Escritoras asistentes a la charla con la poeta, fotografía cedida por Diana Deieu.

1 comentario: