La Poesía como Destino: espacio personal de la escritora mexicana Marisol Vera Guerra

13.4.10

Repoblación y Poesía

Publicado en La Razón. Tampico, Tamaulipas. Martes 13 de abril de 2010.

A unos días de conmemorar aquella gloriosa fecha en que Tampico se repobló –12 de abril de 1823–, el centro de nuestra ciudad se convirtió en un desierto. Los comercios cerraron sus puertas, los autos detuvieron su marcha, el bullicio propio de las calles dejó en su lugar al silencio. A lo largo de la tarde del martes pasado, apenas unos cuantos hombres y mujeres salpicaban las aceras con sus pasos; algún automóvil aquí y allá, retratando la quietud.

¿En medio de la zozobra podemos hacerle espacio a la Palabra, a la búsqueda poética?, ¿todavía alguien piensa en la Poesía?

Uno creería que no. Esta ola de violencia que ha golpeado a nuestro estado –particularmente, en las últimas semanas, a Tampico– cayó de golpe sobre la Soberanía y muchos nos cuestionamos dónde quedaron las garantías individuales, la libertad que merecemos respirar al salir de casa, a cualquier hora, todos aquellos que conformamos el engranaje social de este país.

Con esto, no dejan de existir las almas aferradas a los ideales. Más de alguno sigue recorriendo los territorios del Arte, en el ferviente deseo de hallar belleza aun en el caos. A pesar de la violencia.

También lo violento es un punto de partida para la Poesía. El orbe donde ésta puede transmutar las cenizas en perlas y rubíes. El Poema es una respuesta del espíritu consciente de su tiempo y, por la profundidad que alcanza en esta conciencia, rompe las fronteras de los minutos y los años.

Así como el científico va detrás de la verdad a través de un método preciso, matemático, el artista persigue el conocimiento de sí mismo y del mundo a través de la intuición. La mirada que se ensancha en colores, texturas, aromas, sonidos.

Saint-John Perse ha dicho: “En verdad, toda creación del espíritu es, ante todo, ´poética´, en el sentido propio de la palabra. Y en la equivalencia de las formas sensibles y espirituales, inicialmente se ejerce una misma función para la empresa del sabio y para la del poeta”.

Con este cometido, dentro del marco del Encuentro de Escritores Los Santos Días de la Poesía, el fin de semana pasado nos reunimos en Padilla, Tamaulipas, más de treinta voces para celebrar el acto poético.

El evento fue coordinado por Celeste Alba Iris, con el apoyo de Cynthia Rodríguez Leija y Arturo Castillo Alva. Es la segunda vez que se realiza este encuentro en el Estado. En esta ocasión, con el respaldo del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes.

En la línea de los festejos por los centenarios de nuestras dos grandes batallas, abrimos un espacio para la reflexión acerca de la Literatura Tamaulipeca, de Juan B. Tijerina a nuestros días. Y un valioso enlace con la visión artística de otros países: la Doctora Maja Zawierzeniec impartió el seminario “Vida Muerte, Amor y Frambuesas, Retrosubjetiva de Poesía Polaca”, y Juan Carlos Linares, de Caracas, Venezuela, presentó la ponencia “La revelación de lo femenino como vehículo hacia Dios”.

Es grato ver gente joven, sangre nueva que fluye dentro de los volcanes poéticos. El evento se despidió con una promesa de continuidad: abordar, el próximo año, la literatura de las mujeres poetas de Tamaulipas. ¿Querrás acompañarnos?

No hay comentarios:

Publicar un comentario