La Poesía como Destino: espacio personal de la escritora mexicana Marisol Vera Guerra

16.5.17

Me asusta la gente demasiado buena

la que nunca ha pisado una rayita de la calle
con sus zancadas simétricas y exactas
la que toma el té sin derramarlo y sabe
una sola forma de asir la tasa
la que mira el mundo desde su pedestal de ladrillos
pierna enhiesta / lengua afilada
y distingue de qué lado van los botones
según tu cromosoma
según tu registro en el cunero
según la raíz de tu entrepierna
y rueda su burbuja llena de ojos
como una mosca
aleteando
en cada ventana
esas mujeres esos hombres
que van a salvar la Tierra
con su bondad infinita
este pobre planeta que hemos ensuciado
con nuestros tatuajes
y nuestros fluidos
y nuestras frases feministas
y nuestras canciones ruidosas
y nuestras placentas arrojadas al mar para pedir deseos
me da miedo
su gesto de novia conduciendo un auto
al vengar su propia muerte
ellos no tienen sombra
no son asesinos ni cortan cabezas
duermen tranquilos
en su almohadón de plumas sintéticas
se deslizan por la penumbra sin tocar el suelo
mientras yo
mujer que camina en el barro
alma condenada por Telmex
hija de la lujuria
disímil / dispareja / inversa
abro las piernas y alumbro fantasmas


No hay comentarios:

Publicar un comentario