La Poesía como Destino: espacio personal de la escritora mexicana Marisol Vera Guerra

25.8.16

ESTRÉS

llegamos
a ese punto en que tu camisa
extirpada de la casa igual que un órgano
ya no sirve de refugio a los escarabajos
ni de isla
para la espuma que baja ondulante por mis piernas
¿hemos de rompernos el hueso a machetazos?
te acuerdas / dices / te acuerdas
y yo solo quiero follar
como cualquier mujer que ha dado su vientre a los carniceros
pasados los ritos de iniciación
cuando mi cuerpo era vasija de tus manos
pero dices que yo te ahogué en un pozo
dices que yo destrocé tu lóbulo parietal
–aquella noche
me envolví en la corteza del miedo
apenas recuerdo esas verduras secas
en el suelo / sola
gestando a esa niña / sola
en el invierno / sola
esperando a que el cuervo en mi ventana
se hiciera un puntito negro en el cielo
como ahora
esta mancha sobre mi piel  No podemos
revertir los anillos del gusano
encantador parásito de ojos verdes
ya no es mío el canto de los nogales
¿quién desgajó el corazón del tiempo
si yo –hija de Helios convierto a los hombres en lechones?
Tengo tu cabeza entre mis manos
limpia y perfecta como un geoide
en el que trazo caminos con mi lengua
no me interesa ir más lejos
quiero besarte como en aquella hora
en que fuiste el reflejo
de una ninfa en el estanque


No hay comentarios:

Publicar un comentario