La Poesía como Destino: espacio personal de la escritora mexicana Marisol Vera Guerra

18.1.16

Postfeminismo


Es la bocanada incierta
la pieza de pan y el café        los tuits que no están en mi ventana
                              ni en la grieta del patio
alrededor     soy la única adulta
dos flores esparcen su espora en mi cama
el cáliz del vientre    aquí
          –también el hombre–     
deletreo el sorbo amargo en la taza   
el teléfono habitado por fantasmas irrumpe a toda hora
con su aullido –que no dice nada–     ¿por qué habría de
confiarme secretos la pared?   
tampoco les dice
a mis vecinos cómo él muerde mi cuello
cuando solo su amor está despierto
destellando abejas negras
               en mi lengua      son las bofetadas que me gustan
               las del espasmo     las del vapor de los cuerpos
               las del perro milenario
               que escarba mi vientre tras su hueso      pardo    brujo
el adjetivo que no quiero decir
espero
al cazador que vuelve por la noche
con la cabeza del monstruo desollada
y la sirve en mi plato
mientras leo a Beauvoir y trato de explicarle
–sí–
esta lucha      desliza sus dedos en mi cara

me empuja hacia la oscuridad


poemario: De por qué Tartini no probó el seconal  
imagen: Cuerpo cubierto de sombra con esposo (mvg)

No hay comentarios:

Publicar un comentario