La Poesía como Destino: espacio personal de la escritora mexicana Marisol Vera Guerra

10.12.15

Críticos y editores

Publicado en La Razón. Tampico, Tamaulipas, viernes 27 de noviembre de 2015.

Todos hemos oído ese viejo cliché de que un crítico es alguien frustrado en aquello que critica; por ejemplo, si se enfoca a la literatura de seguro será porque no pudo destacar como escritor. Y ahora he visto un símil en lo tocante a los editores, personas que declaran abierta y públicamente que estar en tal oficio implica reconocer que no se tiene talento para escribir, por eso el editor (navegante frustrado) se dedica a vagar por los mares de la escritura buscando descubrir al nuevo Kafka o una posmoderna Juana Inés de la Cruz para rescatarla de las garras del convento.

Una rápida búsqueda en Google con el rubro “críticos literarios mexicanos” me deja frente a un panorama realmente desolado. Unos cuantos nombres saltan entre la ola del ciberespacio, como Salvador Elizondo, Juan García Ponce, Marco Antonio Montes de Oca (hasta aquí, todos fallecidos, por lo que el horizonte no se dibuja menos solitario) y otros como Christopher Domínguez Michael (vivo, por fin). Claro, hay más nombres pero lo intrigante, al menos para mí, es por qué hay tan poca difusión de este que pareciera ser un género maldito y, en proporción a la cantidad de quienes nos dedicamos a escribir, tan pocos que lo ejercen como oficio cotidiano.

Definitivamente, salvo tal vez algún caso específico, la frustración no me parece el móvil de quienes desarrollan la crítica (la verdadera, la que busca ser objetiva, la que destaca las singularidades de la obra analizada). Actualmente a la escasez de críticos profesionales se agrega la circunstancia de que Facebook y otras redes sociales le dan a una multitud de usuarios el carácter de opinólogos, muchos de los cuales acaban desvirtuando este delicado oficio. Además, tenemos esa tentadora trampa del ego: la libertad de eliminar de nuestros contactos a los lectores que no gusten de nuestra propuesta estética.

Respecto a la otra versión del mismo cliché, el editor sin talento artístico, pues nada me parece más alejado de la realidad, ya que aquí sí es bien conocido que muchos escritores han ejercido la edición, a mi entender principalmente por dos razones: porque somos bichos devoralibros, a menudo no sabemos hacer otra cosa, así que editar textos termina siendo un complemento del placer que hallamos al escribir; también porque puede ser una fuente de remuneración que nos permita vivir y continuar escribiendo. Otras tantas razones me podrán argüir los editores y estaré gustosa de escucharlas.


A mi punto de vista, la crítica literaria y la edición son dos disciplinas que requieren una mirada profunda y en constante evolución, tan necesarias en la edificación de las Letras como necesarios son los instrumentos para pulir las paredes de una casa.

2 comentarios:

  1. Respecto al afán de opinar sin saber, Lazarsfeld le llamó Disfunción Narcotizante, yo le llamo onanismo opinativo.

    ResponderEliminar