La Poesía como Destino: espacio personal de la escritora mexicana Marisol Vera Guerra

9.1.15

La bestia civilizada

Publicado en La Razón. Tampico, Tamaulipas, jueves 8 de enero de 2014.

Hemos comprendido mal nuestra naturaleza. Nuestra educación se basa, esencialmente, en frenar la espontaneidad y la impulsiva curiosidad de los niños, acusándolos de ser bestezuelas a las que hay que someter. En realidad son los adultos los que se portan como bestias salvajes, repetitivas, adaptadas a patrones genéticos milenarios, desesperadas por censurar las herramientas que la evolución ha dispuesto para generar el progreso: el juego y la experimentación. 

Jugar, indagar, investigar, corresponde, según un enfoque evolucionista, a las especies con más capacidad de aprendizaje y de adaptación –léase, especialmente humanos. Los animales primitivos tienden a ser repetitivos, tienen poca curiosidad por el mundo y se especializan en un modo único de vida. Basta con que observemos a una lombriz o a un atún, no son muy creativos que digamos. Incluso las hormigas, insectos con una compleja inteligencia colectiva, capaces de crear sofisticadas “viviendas” con sus propios campos para cultivar, con sus cámaras de aire y “guarderías”, llevan milenios construyendo sus hormigueros esencialmente de la misma forma. Las ciudades humanas, en cambio, en solo doscientos años se han transformado de manera radical.

Nuestro poderoso cerebro humano muestra todo su esplendor en sus primeros años, jugando, buscando, curioseando, absorbiendo colores, lenguajes y formas, pero de inmediato la bestia involutiva que todo ser civilizado lleva dentro intenta contener estas tendencias en los nuevos miembros de su familia, para "integrarlos" a la sociedad.

Los seres humanos que generan logros dentro de los campos de la ciencia, la tecnología y el arte son aquellos que, en buena medida, han logrado mantener su espíritu explorador sobre estas restricciones salvajes.

¿Quiero decir con esto que no hay que ponerles reglas y límites a los niños? Todo lo contrario, la disciplina es necesaria, pero dichas reglas no deben censurar el impulso investigador ni encaminarse a uniformar las mentes. Hay mucho por plantearnos, desde diversos ángulos, lo primero es echar a andar el engranaje del pensamiento, no aceptar las cosas como definitivas, somos una especie en formación y no el súmmum evolutivo, como es la tramposa idea que nos vendemos unos a otros.


El gran logro de la educación se dará cuando seamos capaces de equilibrar nuestra innata curiosidad con la estabilidad, y se canalice la energía lúdica de los más pequeños en un ambiente, dado por los adultos, que al mismo tiempo proporcione libertad y seguridad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario