La Poesía como Destino: espacio personal de la escritora mexicana Marisol Vera Guerra

18.1.15

Distopía

Toda la civilización ha sido devastada. Los rebeldes somos perseguidos por los "líderes". Busco desesperadamente mi cámara fotográfica: de mí depende guardar la evidencia. Logro rescatarla de un baño donde uno de los líderes está orinando. Corro, voy tomando fotos de la masacre; logro colarme al interior del edificio de "Los teléfonos", una fortaleza donde vive lo que queda de la humanidad "civilizada". 

He llegado a un gran salón donde varias personas, al tocar su teléfono celular, proyectan imágenes sobre una pantalla gigante. Escenas de asesinatos, personas incendiadas vivas, gente balaceada, una niña que corre con la ropa desgarrada abrazando a una muñeca. Nadie sabe de dónde o cómo llegan estas imágenes, los científicos tienen la teoría de que son recuerdos de la gente que ha muerto afuera.

Lo que se ve en la pantalla gigante es transmitido a los televisores de todos los que viven en este edificio, les sirve de entretenimiento pues no tienen nada qué hacer; aquí nadie trabajaba ni sale de su habitación. Diariamente una mujer pasa a dejarles un recipiente desechable con comida típica mexicana. No hay familias, todos está solos.

Para que nadie descubra que yo vengo de afuera comienzo a levitar por los largos pasillos amarillos: tienen que verme hacer algo absurdo, porque actuar como una persona "normal" sería sospechoso.


Soñado el sábado 17 de enero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario