La Poesía como Destino: espacio personal de la escritora mexicana Marisol Vera Guerra

19.5.14

Laboratorio de ratas y niños

Me encuentro en la casa de mis padres, ansiosa porque debo impartir clases en una universidad y toda mi ropa es de hace 10 años. ¿Cómo voy a caber en estas blusas si estoy embarazada? Al probarme frente al espejo una y otra prenda mi panza desaparece.

Salgo a la calle. Se ha hecho de noche. Un monte oscuro y espeso enmarca el pavimento. Un automóvil está a punto de arrollarme cuando comienzo a elevarme por los aires. Floto hasta llegar a un cementerio. Desciendo. Las tumbas lucen viejas y abandonadas. En una capilla hay luz. Una puerta. Adentro, enormes pasillos con mesas e instrumentos de laboratorio.

Hombres y mujeres, con trajes blancos y cofias, se mueven sigilosamente. Veo a una mujer dar vueltas a un torno ardiente con el que desuella ratas. Un hombre disecciona niños vivos, otro más le saca a uno el ojo derecho. Un joven ríe mientras inyecta en un muchachito una sustancia que vuelve su cuerpo gelatinoso.

De pronto los niños se han convertido en gusanos translúcidos, con pelambre verde fosforescente.

Un grito agudo. Ojos cayendo de sus órbitas.

Antonio me despierta.


Soñado el 14 de mayo de 2014

No hay comentarios:

Publicar un comentario