La Poesía como Destino: espacio personal de la escritora mexicana Marisol Vera Guerra

9.4.14

Pájaros cabeza de lobo


















querido       no hay más aves
abriendo sus hocicos en mi pecho   
             (mandíbula rabiosa de perro en tempestad)
el mundo no era esto       (la promesa: 
                                  cáñamo infinito)
gota de veneno
agrio
en mi garganta
nada      ni el azul de los mares donde viste convertirse en
                    aire a los delfines
              ni la hondura del cielo donde aletearon nubes
                    como ojos
              ni el almíbar de los días y su dulce filigrana
                     de palabras
nada brilla     nada importa no hay sentido
no vuelven a brotar las amapolas
en la tierra estéril   (su palio iridiscente)
ni torna el amor a su inocencia cuando
              has dado un golpe duro (al centro) válvula
              del vientre desgajado
y el mástil de tu sombra hiere otras latitudes
es fácil tolerar las balas     el cutter oxidado en tu camisa
más fácil verte en ese féretro incendiado por los rezos
profanar tu espalda con cascos de caballo
           ¡míralo correr tras de tus huesos!     tac tac tac
                      reloj infame
              que recuerda esa hora
      maldita entre las horas
   la hora de tu ausencia
el mundo no era esto      mi mano
recogiendo tus pedazos
en el río de la discordia
entre los muslos de las putas    chacales y panteras
yo estoy loca
estoy vacía
estoy celosa
    hierve como zarza la memoria
soy un hueco
un espejismo
un útero torcido  
la mujer que vomitaba y vomitaba en su camita blanca
     (alelí fruta de su sexo)
mientras fuera de mi casa
            follabas con la muerte
            silabeando
                            el mundo no era esto

No hay comentarios:

Publicar un comentario