La Poesía como Destino: espacio personal de la escritora y dibujante Marisol Vera Guerra

6.4.14

Cinco aves

Abro la puerta de mi casa.
Sobre la barda hay un águila real encadenada de una pata, un halcón cubierto de sombras y un águila pequeña, de espaldas, con la cabeza hacia atrás.
En el suelo, un pichón desgarra a picotazos el ala y el pecho de un ave muy grande, lo único que queda de ella; el plumaje amarillo y vaporoso está manchado de rojo.
Llamo a mi hijo, ven, Haku, mira. Qué cosa, dice él. Ven, mira. Ésta es un águila real. El niño se agita emocionado, sonríe.
En el patio han quedado rastros de sangre y agua.


Soñado el sábado 5 de abril de 2014.

No hay comentarios:

Publicar un comentario