La Poesía como Destino: espacio personal de la escritora mexicana Marisol Vera Guerra

6.4.14

Cinco aves

Abro la puerta de mi casa.
Sobre la barda hay un águila real encadenada de una pata, un halcón cubierto de sombras y un águila pequeña, de espaldas, con la cabeza hacia atrás.
En el suelo, un pichón desgarra a picotazos el ala y el pecho de un ave muy grande, lo único que queda de ella; el plumaje amarillo y vaporoso está manchado de rojo.
Llamo a mi hijo, ven, Haku, mira. Qué cosa, dice él. Ven, mira. Ésta es un águila real. El niño se agita emocionado, sonríe.
En el patio han quedado rastros de sangre y agua.


Soñado el sábado 5 de abril de 2014.

No hay comentarios:

Publicar un comentario