La Poesía como Destino: espacio personal de la escritora mexicana Marisol Vera Guerra

26.8.13

Somnum interruptus

―Soñé que estaba teniendo sexo con una mujer.
―¿Cuál mujer?
―Una que no existe.
―¿Y cómo era?
―Muy bonita, delgada, de pezones pequeños. Pero entonces en mi sueño llegabas tú y me abrazabas. Esa mujer, no sé por qué, pero yo sabía lo que ella sentía, se te quedaba viendo con infinita rabia y celos porque no podía competir contigo. Y es que tú estabas todo guapo, vestido de negro, y te acercaste a mí con firmeza. Yo también te abracé, empezaste a acariciar mis senos, y entonces me despertaste. ¿Por qué me despertaste?, no me dejaste seguir soñando contigo.
―Me alegra.
―Qué cosa.
―Me alegra que sólo tengas sexo conmigo.
―Vete. Quiero dormirme de nuevo.
―No.
―Déjame seguirte soñando.


No hay comentarios:

Publicar un comentario