La Poesía como Destino: espacio personal de la escritora mexicana Marisol Vera Guerra

13.3.12

Escarificación

para Antonio
.
Ahora te retuerces sobre mi cama: la primera contracción en medio de esta noche. La sangre brota en finas telarañas. Enmudeces (la demencia es colectiva), escupes nuevamente. Algo entre las líneas de tu rostro (algo) como una blanca tela (un sudario) guarda el rescoldo de épocas pasadas, el aroma de otros sexos, de pubertades mínimas, de infancias dilatadas.
No tiene lógica amarte (digo).
Mi gentjutsu te quitó el dolor, exclamas y sacudes tu cabeza izquierda como ave melómana y diacrítica (pájaro fonético sílabas al aire).
Un pequeño higo continúa latiendo en mi silla turca y la gotita de lactosa me humedece la esperanza.
Pronto será hora de lamer tu falo hasta llegar a ese país de convulsiones, ese grito esmerilado entre uñas y sábana (después el arrecife), voluble cicatriz a lo largo de tus labios. Lo infinito. Llanto y polvo. Arena fría de los desiertos socavados por la lluvia. Estrepitoso. Me alejas dulcemente (como si) la mano en este borde. Me hundes el dedo en un costado. Me horadas con la lengua. Me desatas.
Me siento impelida a roerte cada hueso. Ser numen y flor.
Cortar tu piel a trazos lentos.
Riguroso.



.
Fotografía: mvg

2 comentarios:

  1. Marisol, seguirte se convierte en un placer inmeso. Besos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Besos para ti. Gracias por acompañarme en el viaje poético :)

      Eliminar