La Poesía como Destino: espacio personal de la escritora mexicana Marisol Vera Guerra

25.4.10

primera tentativa de alcanzar a Concha Urquiza

la cartografía del universo poético de Cristina Rivera Garza me ha traído hasta Concha Urquiza. La voz mensajera fue de Érika Said en Padilla, Tamaulipas, a través de un breve análisis de Los textos del yo. Específicamente el poema “¿Ha estado usted alguna vez en el mar del norte?”.
.
Concha Urquiza, poeta nacida en Morelia, Michoacán en 1910. Ahogada a los 35 años en el mar de Ensenada, Baja California.
.

.
Aquí dos de sus poemas
(fuente: A media voz)
.
David

¡Oh Betsabé, simbólica y vehemente!
Con doble sed mi corazón heriste
Cuando la llama de tu cuerpo hiciste
Duplicarse en la onda transparente.

Cerca el terrado y el marido ausente,
¿quién a la dicha de tu amor resiste?
No en vano fue la imagen que me diste
Acicate a los flancos y a la mente.

¡Ay de mí, Betsabé, tu brazo tierno,
traspasado de luz como las ondas,
lió mis carnes a dolor eterno!

¡Qué horrenda sangre salpicó mis frondas!
¡En qué negrura y qué pavor de invierno
se ahogó la luz de tus pupilas blondas!

Agosto, 1944


Jezabel

Palidez consumada en el deseo,
suma de carne transparente y fina,
ya sellada, en profética rutina,
para el soldado y para el can hebreo.

¡Oh desahuciada fiebre, oh devaneo
que oscila como péndulo en ruina,
de un viñedo que el sol mimba y fulmina
a cruenta gloria y militar trofeo!

Horror de pausa y de silencio, acaso
para no conocer turbias carreras
del corazón, hacia el fatal ocaso,

ni sentir que en sus válvulas arteras
se endulza ya la sangre paso a paso
para halagar las fauces de las fieras.

24 de agosto, 1944
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario