La Poesía como Destino: espacio personal de la escritora mexicana Marisol Vera Guerra

24.4.10

Ella [o derrame de palabras]

por esa simple manía de abrazar siluetas de cangrejo en el aire –ablandarse toda sobre el retrete como un pulpo, saberse más que niña o escalera en el borde–, permanecía de pie junto a la ventana del despertar, afiladas las diminutas uñas, rascándose la oreja izquierda. La cabeza a punto de inflorescencia o lluvia.
.
Acariciaba los biseles de su espejo pensando en el sexo de otra mujer. Fantasmas como péndulos: su padre –rasgándola por dentro– o su hijo recién parido; un gato hermafrodita envuelto en estambre rosa.

Y ella misma no era Ella.

No olvides ponerte tu bufanda azul. ¿Por qué ponerse su bufanda azul?

El dedo índice como un delfín en mares ácidos. Y en la pared la sombra de una muchacha muerta.
.
No olvides apagar el incendio. Yo no hice ningún incendio.
.
La noche huérfana de olores, la noche nítida y brillante –sin volutas de ceniza, sin humedades de hembra, sin aullidos de novia. La noche como una habitación vacía.
.
Y ella misma: el horizonte.
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario